Al fin!!! Ganó River

0
564

Después de seis partidos sin ganar, se impuso por 2-0 con una buena actuación en el arco de Bologna, que reemplazó a Lux

River atraviesa un momento extraño. Estaba acostumbrado a tener grandes objetivos en la mira, pero ahora quedó envuelto en una crisis inédita para el ciclo de Marcelo Gallardo.

Y en ese escenario poco habitual debía empezar a enderezar la marcha como local frente a Unión en el encuentro adelantado de la duodécima fecha (del 10 al 13 se llevará a cabo la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio, en Buenos Aires).

Lo hizo. Le alcanzó con poquito. Con una ráfaga. Y después de sufrir mucho frente a los santafesinos que pudieron haberse puesto en ventaja con dos situaciones muy claras en el arranque del complemento.

El 2-0 sirve para desahogarse. Para darle confianza a jugadores que no la tenían como Enrique Bologna, que entró aun arco muy cuestionado tras la expulsión de Germán Lux. O el colombiano Rafael Santos Borré, que entró en el segundo tiempo, y se sacó la mufa al abrir la cuenta y destrabar un partido que se complicaba.

Es un triunfo para volver a empezar. Para dejar atrás los seis partidos sin alegrías en la Superliga. Para no quedar más lejos de Boca. Y enderezar la marcha pensando en la final de la Copa Argentina contra Atlético Tucumán.

El equipo de Gallardo tomó las riendas del juego desde el inicio ante un rival incómodo: Unión se replegó y apostaba a lastimar de contra, por las bandas, en especial con Fragapane o Gamba a la espalda de Saracchi.

El problema para River es que no lograba cambiar de ritmo ni generar sorpresa en los metros finales. Monopolizaba la pelota pero sin riesgo para Nereo Fernández.

El equipo de Gallardo tomó las riendas del juego desde el inicio ante un rival incómodo: Unión se replegó y apostaba a lastimar de contra, por las bandas, en especial con Fragapane o Gamba a la espalda de Saracchi.

El problema para River es que no lograba cambiar de ritmo ni generar sorpresa en los metros finales. Monopolizaba la pelota pero sin riesgo para Nereo Fernández.