Con 46 años de edad, asumió como presidente de Paraguay el conservador Mario Abdo Benítez, por los próximos cinco años.

En una ceremonia en el Palacio de Gobierno en Asunción con la presencia de varios líderes extranjeros, Benítez recibió la franja presidencial del presidente del Congreso, Silvio Ovelar.

Entre los presentes en el acto estaban el presidente Michel Temer, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen; así como los jefes de Estado de Argentina, Mauricio Macri; Uruguay, Tabaré Vázquez; de Bolivia, Evo Morales; de Colombia, Iván Duque, y de Guatemala, Jimmy Morales.

Benítez debe reunirse después con esos líderes y representantes de las delegaciones para un saludo personal en el Palacio de Gobierno.

Antes de este acto, y después de la ceremonia de posesión, el presidente paraguayo irá a la Catedral para asistir al Te Deum con motivo de la festividad de la virgen de Asunción, patrona de Paraguay.

Después, Benítez presidirá un desfile militar en una importante avenida de la capital paraguaya, ciudad que hoy conmemora los 481 años de su fundación./EFE