De acuerdo a un fallo emitido por la jueza María Victoria Mosmann, el precio del boleto de transporte urbano se mantendrá en $25 y no aumentará como estaba previsto en el cronograma de incrementos fijado por la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), que había autorizado a Saeta a subir el valor del pasaje a razón de un peso por mes hasta llegar a los 26 pesos en diciembre.

El amparo presentado por la Asociación Civil Usuarios y Consumidores Unidos declaró inconstitucional la resoluciones 411/18 y 412/18 de la AMT por lo que la empresa estatal no podrá aplicar nuevos aumentos. De esta manera, el valor del boleto se mantendrá en los 25 pesos actuales.

La resolución cuestionada -AMT 411/18- había dispuesto la convocatoria al procedimiento de «Documento de Consulta» a fin del incremento tarifario. Y la resolución de la AMT 412/18 autorizó una readecuación del cuadro tarifario para el servicio de transporte público masivo en la región metropolitana, con un incremento de la tarifa vigente de 12,95 pesos a 15 pesos desde el 1 de enero de 2019 y en adelante un aumento mensual de 1 peso hasta llegar a los 26 pesos el domingo, cuando comienza diciembre de 2019.

Asimismo, en su resolución la jueza desestimó la pretensión subsidiaria de restitución a los usuarios afectados por los incrementos considerando el momento a partir del cual producirá sus efectos la sentencia.

Tal como lo consigna en su portal de noticias el Tribuno, en el proceso la AMT solicitó que el planteo se declare abstracto, «por entender que el aumento del boleto de colectivo dispuesto por la resolución N§ 412/18, había sido superado por la inflación del corriente año», aspecto que fue rechazado por la jueza, aunque remarcando que «adoptar una decisión con efectos retroactivos pondría en grave riesgo de continuidad al servicio público de transporte de pasajeros afectando de modo directo al mismo grupo que en el presente se pretende proteger».

«La protección del usuario y el interés público son el norte del presente proceso y, en ese contexto, no puede dejar de observarse que son esencialmente los trabajadores, así como los estudiantes y jubilados quienes emplean cotidianamente el transporte público de pasajeros, y es la continuidad plena de la prestación del servicio la que preocupa en esta instancia decisiva», señaló.

Autoridades de Saeta confirmaron ayer a El Tribuno que el boleto del colectivo se mantendrá en 25 pesos tal como lo estipula el fallo de la jueza Mosmann.

Al margen de lo que ocurra a partir de la apelación, la medida implica un impacto económico en Saeta ya que, en época de clases, la empresa tiene 6.900.000 boletos pagos, mientras que, en enero, que no hay clases, son 10 millones las personas que viajan en colectivo abonando el pasaje.

Por lo tanto, a un peso menos por cada boleto, se estima una caída en la recaudación de unos 17 millones de pesos entre diciembre y enero.