Empresarios argentinos que se hicieron presente en la 19º conferencia del Council of Americas, que se realizó este lunes en el hotel Alvear, manifestaron su descontento, por los impuestos que anunció Donald Trump a través de redes sociales.

El mandatario internacional, sostuvo que impondrá aranceles al acero y el aluminio a la Argentina, debido a la depreciación del peso.

Por su parte el actual diputado y posible canciller Felipe Solá, fue categórico en expresar su preocupación por esta situación. «Nos mete presión en las negociaciones», admitió en una charla ante periodistas al final de su disertación.

Y destacó que las nuevas medidas «ponen en evidencia la necesidad de que Brasil y Argentina trabajen juntos».

Solá reveló que se puso en contacto en conversaciones «informales» con el gobierno de los Estados Unidos. También expresó que dialogó con los «afectados» (Techint y ArcelorMittal, que básicamente producen todo el acero exportable del país), y que el sector se siente «esperanzado» de poder torcer la medida con futuras negociaciones.

El tema del acero postergó a un segundo plano el análisis de la reestructuración de la deuda, el futuro de Vaca Muerta y los desafíos para el próximo Gobierno.

Así mismo José Urtubey dirigente industrial indicó que «sin duda la medida tendrá un impacto doloroso» y propuso que «los argentinos debemos revisar las políticas arancelarias. Por un lado estamos teniendo conversaciones para bajar aranceles externos con el Mercosur y hoy vemos cómo los Estados Unidos nos subió los aranceles sobre aluminio y acero, entonces hay que entender cómo está funcionando el mundo, no podemos ser tan livianos», lamentó.

Con mayor cautela, el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, consideró que «es evidente que esto genera más tensión, no sólo para el acero sino para todas las industrias. Hace más complejas las definiciones en materia de integración».

Por su parte, el titular de la Cámara de Comercio, Jorge Di Fiori anfitrión junto a la estadounidense Susan Segal, prefirió «no hablar de aranceles», mientras que el titular de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, se mostró expectante por el tema del acero en particular y del sector agropecuario en general.

El ex asesor especial de Bill Clinton para las Américas y experto en la región, Nelson Cunningham, consideró que «todo tiene que ver con la pelea comercial con China y con la campaña electoral del 2020 en los Estados Unidos».

En este momento, «es válido decir que tenemos que entender que prácticamente todo lo que hace Trump es en el contexto de elecciones en los próximos 11 meses, porque tiene que mostrarle a los granjeros estadounidenses que los está protegiendo de las malas políticas comerciales chinas», enfatizó.

«Para que China siga comprando soja a los EE.UU. lamentablemente significará que la Argentina no tendría que venderle tanto a Estados Unidos, todo está vinculado», sentenció.

Cunningham ve un «acuerdo chico», entre China y Estados Unidos.

El experto en comercio internacional Marcelo Elizondo coincidió con Cunnighan en que los nuevos aranceles al acero y aluminio son «una medida que tiene un componente especifico: para Trump la afectación es a la libre competencia. Estamos en un contexto donde la Argentina va a cambiar de gobierno y Trump tiene una pelea con China, por lo que la negociación con Estados Unidos se perfila dura, como es su estilo».