Así lo indicó la Ministra de Salud Josefina Medrano, quien junto a varios profesionales de la salud de la provincia como el dr. Bernardo Biella, han afirmado y alertado sobre el riesgo de contagio que implican las reuniones sociales en medio de esta pandemia.

También indicó que el aumento registrado de casos se esperaba y llevó tranquilidad a la sociedad aseverando que todo el sistema sanitario está preparado para atender casos de coronavirus.

“El aumento en los casos de coronavirus es una situación esperable, por la evolución propia de toda pandemia, pero tenemos una situación controlada y el Gobierno de la Provincia está presente en todos los lugares, especialmente en los de mayor criticidad”, expresó la ministra de Salud Pública, Josefina Medrano.

La funcionaria refirió que, “en el caso de Tartagal, los nuevos casos positivos surgieron a partir de algunas reuniones sociales, como también ocurrió en Colonia Santa Rosa. Seguramente vamos a seguir teniendo casos, por eso el trabajo continúa y debemos sostener las medidas de prevención.

Además pidió a la población entiender que las reuniones son puntos de contagio elevado, como ocurrió en Tartagal, donde el disparador fueron los festejos por el día del amigo y diez días después o un poco más empezamos a ver las consecuencias”.

Sobre este tema, Medrano insistió en que “es una tarea difícil, la gente parece no comprender que las reuniones sociales son un factor de riesgo frente a la pandemia, no es un capricho de nadie, sino una necesidad frente a la realidad, porque una persona puede contagiar a 15 y a su vez esas personas a 15 más, el contagio crece de manera exponencial”.

Respuesta adecuada

Con respecto a la estructura sanitaria provincial, la Ministra aseveró que “el sistema de salud está respondiendo adecuadamente, asistiendo a los pacientes que requieren alguna complejidad, en el caso de Colonia Santa Rosa, por tener un hospital de Nivel II, se deriva al hospital de referencia, que es el de Orán”.

Agregó que “la capacidad instalada en la provincia tiene una ocupación relativamente baja, con predominio de otras patologías; en el caso del hospital Papa Francisco, que es el de referencia para COVID-19, la ocupación es dinámica, porque hay pacientes que se van externando y otros pasan a otro nivel de atención, pero de ninguna manera está saturado”.

La Ministra aclaró que “si bien en este momento tenemos concentrada la atención de la patología en el hospital Papa Francisco, no es el único prestador en esa circunstancia. Todo el sistema sanitario está preparado para atender casos de coronavirus, tanto en el sector púbico como en el privado”.