La Asociación de Magistrados denunció al presidente Alberto Fernández por «injerencia permanente»

0
121

La Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional respondieron los dichos de Alberto Fernández sobre el curso de la causa que investiga el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner y habló de «persistente injerencia del Poder Ejecutivo».

Por medio de un comunicado que lleva las firmas de su presidente, Marcelo Gallo Tagle, y de su secretario general, Marcelo Peluzzi, la institución rompió el silencio luego de que el juez Leopoldo Bruglia anunciara su renuncia a la asociación. Bruglia se aleja de la institución porque asegura que no fue defendido por sus pares ante las críticas de Fernández.

«La persistente injerencia del Poder Ejecutivo en asuntos en los que tiene expresamente vedado intervenir, no solo excede los límites de la libertad de expresión, sino que contribuye al deterioro institucional», asegura el comunicado publicado.

El texto marca que «la responsabilidad de respetar el orden institucional en el caso de funcionarios de tan alto rango debiera ser ejercida con prudencia y apego a la Constitución».

«Conductas alejadas de la Carta Magna no hacen más que ir sumiendo a la Nación. El resguardo de las garantías de los ciudadanos es la misión del Poder Judicial tanto como la aplicación de la ley, en cuya formación no intervenimos», concluyó la Asociación de Magistrados en el documento.

Bruglia anunció su salida de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional luego de que esa entidad no respondiera a las acusaciones que hizo el Presidente, además advirtió que demandará por daños y perjuicios al jefe de Estado por considerar que los cuestionamientos esgrimidos a través de Twitter fueron «ofensivos», «falaces» e «inaceptables».

«Que ustedes no adviertan la gravedad institucional de los dichos del Presidente de la Nación -en sus tuits del día de ayer- y de las expresiones del Ministro de Justicia, claramente ofensivos hacia mi investidura y sobre todo falaces -generando una deslegitimación en mis funciones que resultan inaceptables- es motivo eficiente para que, sin dejar pasar más tiempo, renuncie a mi vocación asociativa con la dirigencia de esa Asociación», señaló Bruglia.