Familiares de la tripulación salieron a criticar el protocolo de búsqueda de la Armada

0
423

Tras siete días sin novedades sobre el paradero del submarino «ARA San Juan» que partió desde Ushuaia con destino a Mar del Plata, ante la incertidumbre y falta de información familiares de la tripulación criticaron el protocolo de búsqueda.

Al cumplirse una semana de la última comunicación que tuvo la nave con la base naval Mar del Plata, algunas de las familias de los 44 tripulantes, expresaron su dolor y dijeron que esperan que ocurra un milagro, pero además reprocharon el operativo desplegado en el mar.

«¿Por qué no lo empezaron a buscar por abajo? Están buscando un submarino, no un barco», dijo Horacio Ibáñez, hermano de uno de los tripulantes, que además comentó: «No voy a ser optimista sabiendo de qué labura. Entiendo que es una profesión de riesgo».

Ante la prensa, el hombre se mostró desesperanzado y expresó que para él, el submarino está «desde un principio en el fondo del mar» y que cree que está en «el lugar en el que se perdió la comunicación». «¿Y si el submarino está más abajo de lo que dicen y ellos suponen que tiene que estar arriba? Acá no hay medios para buscarlo abajo», sentenció.

En tanto, Lourdes Ledesma, esposa de uno de los tripulantes, al referirse a las versiones que indicaban que el submarino salió al mar y no estaba en condiciones, explicó que «hay gente que se pone muy nerviosa, pero realmente la familia naval, los que conocen a los submarinistas y conocen el submarino, saben que ha salido en perfectas condiciones».

Ledesma contó además que en la Base Naval de Mar del Plata las familias están unidas y que los compañeros de su esposo de la Armada están «destrozados».

«Hay que confiar, tener fe y rezar», indicó la mujer, que comentó que su marido estuvo dos veces en Haití, con huracanes, y que estuvieron una semana y media sin comunicarse, y que además viajó a la Antártida, donde comunicarse no es tan fácil.