Fue aceptado como arrepentido el excontador de los Kirchner

0
301

Este jueves fue confirmada la decisión del Juez Federal Claudio Bonadío de aceptar como arrepentido a Víctor Manzanarez excontador de los Kirchner, tras un mes de negociaciones fue aceptado como imputado colaborador.

Finalmente este jueves se confirmó que el juez federal Claudio Bonadío aceptó al excontador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, como imputado colaborador en la causa de los cuadernos de las coimas y su declaración como «arrepentido» fue incorporada al expediente,según lo consigna la Nación.

Cabe recordar que Manzanares había celebrado un acuerdo con los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo el 5 de febrero, y amplió sus dichos dos veces. Ahora que la declaración está en el expediente, el juez y los fiscales podrán llevar adelante una nueva batería de medidas judiciales. La audiencia de homologación con el juez, que le realizó preguntas a Manzanares, duró cinco horas y se llevó adelante hace casi un mes.

La lealtad del hombre que conoció los secretos y los números del exmatrimonio presidencial se derritió después de permanecer un año y medio tras las rejas, detenido por la causa Los Sauces. Su declaración, de 30 páginas, resultó un elemento fundamental para esclarecer cómo fueron muchas de las maniobras de lavado de dinero, quiénes participaron en la compra y venta de empresas de distintos rubros e incluso cómo se gestó el cuestionado sobreseimiento de los Kirchner que dictó el exjuez Norberto Oyarbide en el año 2009.

Pero además, por los trascendidos de sus dichos, las derivaciones alcanzaron al mundo judicial. La Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la reapertura de la causa por enriquecimiento ilícito de los Kirchner, y también el Consejo de la Magistratura pidió la declaración de Manzanares porque habló de la coima que habría cobrado el juez federal Luis Rodríguez por favorecer a Daniel Muñoz y su esposa en una causa por lavado de dinero.

Declaró en la fiscalía de Stornelli tres veces. La primera vez fue el 5 de febrero, y brindó detalles de cómo realizó, en sintonía con Oyarbide, con Javier Fernández y con peritos de la Corte, la pericia contable en la investigación sobre el patrimonio de los Kirchner. También habló de la compra de las firmas Hotesur y Los Sauces, y dijo que la conocida cifra de 70 millones de dólares invertidos en propiedades a nombre de testaferros de Muñoz es solo referida a las inversiones en el exterior, pero que en Argentina se blanquearon unos 130 millones de dólares.

Señaló también a Sebastián Eskenazi, uno de los hijos de Enrique Eskenazi, dueño del Banco Santa Cruz y exaccionista de YPF, por haber recibido dinero que fue trasladado desde Santa Cruz hasta Buenos Aires. Según declaró el excontador, Daniel Muñoz le contó cómo se hizo ese movimiento.

«En un momento, Muñoz decidió retirar todo el dinero del sur y fue Gugino quien hizo el movimiento de todo el efectivo, que tengo entendido fue por tierra. Ese dinero se trajo acá, a Buenos Aires. Según dichos, ese dinero fue entregado a Sebastián Eskenazi», consta en la declaración.
También mencionó al contador y empresario Osvaldo «Bochi» Sanfelice como uno de los hombres que tenía poder de decisión en el manejo de los fondos ilícitos y mucha llegada a Kirchner. «Sanfelice le decía a Kirchner que estaba todo bien, lo inflaba. Sanfelice era para Kirchner lo que Lopez Rega era para Isabelita», comparó Manzanares.

Y confesó, entre otras cosas, que se sintió abandonado por la Cristina Kirchner . «Cuando yo caigo detenido, yo no había confeccionado las DDJJ de impuesto a las ganancias de Cristina, Máximo y Florencia. Esa es una de las razones de abandono de Cristina y su familia hacia mí», declaró.

El contador se encuentra detenido desde mediados de 2017 en el marco de la causa Los Sauces, por orden del juez Bonadio. También se encuentra procesado en la causa Hotesur, y en la causa de los cuadernos. Desde que se decidió a declarar como arrepentido y celebró el acuerdo con la fiscalía, se encuentra dentro del Programa para Imputados Colaboradores y Testigos Protegidos. Sus dichos causaron escalofríos en el entorno de la expresidenta.