La UE condena la intimidación contra la movilización para distribuir ayuda en Venezuela

0
484

La Unión Europea (UE) condenó este domingo la intimidación contra las personas que se movilizaron para permitir la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela y pidió moderación a las fuerzas de seguridad del país, y que permitan su distribución.

«Hacemos un fuerte llamamiento a los órganos de seguridad y de cumplimiento de la ley para que muestren moderación, eviten el uso de la fuerza y ​​permitan la entrada de ayuda», afirmó el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, en nombre de los » 28 países del bloque.

Además y tal como lo consigna EFE en su sitio de noticias, Mogherini dejó claro en un comunicado que la UE «repudia el uso de grupos armados irregulares para intimidar a civiles y legisladores que se movilizaron para distribuir ayuda».


La jefa de la diplomacia de la UE lamentó que el empeoramiento de las condiciones de vida en Venezuela, asociado con la «crisis multidimensional que asola al país», esté «causando cada vez más impacto en más venezolanos».

Según Mogherini, la negativa del régimen del presidente Nicolás Maduro en «reconocer la emergencia humanitaria», está llevando a una escalada de tensiones.

La diplomática italiana indicó que hay «relatos preocupantes» de actos de violencia y un «creciente número de víctimas», en particular en las áreas fronterizas y entre la comunidad indígena Pemon.

Mogherini recordó que la UE ya ha comprometido más de 60 millones de euros entre 2018 y 2019 en ayuda humanitaria y para el desarrollo en Venezuela, con el objetivo de «aliviar el sufrimiento de los más vulnerables».

En ese contexto, Mogherini recordó el compromiso de la UE en «ayudar a los que necesitan durante el tiempo necesario, con un refuerzo en la asistencia y trabajando en» mecanismos de coordinación «bajo el liderazgo de las agencias de las Naciones Unidas pertinentes, de acuerdo con los» principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia.

Además, el alto representante de la UE afirmó que los orígenes de la crisis en Venezuela son «políticas e institucionales», por lo que «la solución sólo puede ser política».

«Reiteramos nuestro firme rechazo y condenamos la violencia y cualquier iniciativa que pueda debilitar aún más la región», subrayó Mogherini.

La jefa de la diplomacia de la UE insistió en que el pueblo venezolano «ya ha sufrido mucho» y que es hora de permitir «que ellos decidan su futuro».

«Renovamos firmemente nuestro vínculo con la restauración de la democracia a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles», enfatizó Mogherini, que aseguró que la UE, a través del Grupo Internacional de Contacto, «está dispuesta a apoyar este proceso».